Foto: Ana Crita de Oliveira, 1974

Yekuana

  • Autodenominação
    So'to
  • ¿Donde están? ¿Cuántos son?

    RR471 (Sesai, 2011)
    Venezuela6.523 (INE, 2001)
  • Familia linguística
    Karib

Aldea y sociedad

La siguiente descripción de la aldea Ye´kuana es extraída del texto de la antropóloga Nelly Arvello-Jimenez (1983), investigadora de este grupo en Venezuela:

Un área despejada en medio de la floresta anuncia la presencia de una aldea. Esta se configura por zonas compuestas por círculos concéntricos, teniendo en el centro la casa comunal – o maloca -, que posee una base redonda y techo en forma de cono. Con una capacidad para abrigar cerca de 60 personas, la maloca está también dividida internamente en secciones circulares: a) annaca: donde se hacen las comidas comunales, se reciben las visitas y se realizan las fiestas; de noche se convierte en dormitorios para los jóvenes solteros; b)  äsa: espacio alrededor de la annaca dividido en departamentos cuyas paredes divisorias no llegan hasta el techo; cada departamento abriga a una familia extensa.

Rodeando la maloca hay un espacio llamado jöroro, utilizado como el lugar de reunión de las mujeres y que también puede servir de sede para las fiestas, alternativamente a la annaca. Siguiendo la configuración espacial de la aldea se encuentran las casas de trabajo, donde hay una parte para cada familia extensa. Son casas pequeñas, de base rectangular, sin paredes y con techo de dos aguas. Allí las mujeres rallan la yuca, cocinan, cosen y fabrican ralladores, así como los hombres realizan los trabajos artesanales y arreglan los utensilios de caza y de pesca.

Finalmente, rodeando las casas de trabajo existen pequeñas huertas – una para cada familia extensa – donde se cultiva tabaco, algodón, caña de azúcar y plantas medicinales. Estas huertas marcan el fin del espacio despejado. Las distancias que pueden ser recorridas a pié, en diferentes direcciones, indican otras áreas abiertas que corresponden a las plantaciones.

A diferencia de este patrón tradicional relatado por Arvello-Jimenez, la comunidad del Auaris no cuenta más con esa casa comunal, sin embargo, en el centro de la aldea fue construida la casa de las  reuniones y fiestas.

Matrimonio y descendencia

yekuana_5

Los Ye´kuana, como buena parte de los grupos indígenas de la región amazónica, creen que cada acto sexual contribuye para la generación de un hijo, siendo esta resultante de una sucesión de coitos. El semen se acumula gradualmente en el útero de la mujer y todos los que contribuyeron en este proceso son considerados los padres de los niños.

Tanto la madre como los padres cumplen una serie de restricciones pre y post natales. Antes del nacimiento, la mayoría de las restricciones recaen sobre la futura madre, mientras que después de nacido los mayores tabúes están relacionados con los padres.

Los Ye´kuana practican la poliginia – esto es, un hombre puede tener más de una esposa -, dando preferencia a la poliginia sororal – en que un hombre está casado con varias hermanas. La existencia de mujeres disponibles en la aldea presenta un límite a la poliginia, de modo que los únicos que practican invariablemente la poliginia son los chamanes.

El matrimonio preferencial entre los Ye´kuana es aquel entre primos cruzados (en el que ego se casa con la hija del hermano de la madre o con el hijo de la hermana del padre). Los matrimonios prohibidos son aquellos entre hermanos clasificatorios (hijos de los mismos padres o primos paralelos) y parientes de generaciones seguidas. Después del matrimonio, el hombre comienza a vivir en la casa de su esposa (o en su compartimiento en la maloca) y debe ser solícito con su suegro.

Las aldeas están divididas en dos tipos de unidades residenciales: aquella compuesta por los que comparten un mismo departamento de la casa y que puede ser considerada una “familia extensa incipiente” – generalmente compuesta por el padre, la madre, los hijos solteros, las hijas casadas y nietos – y la que resulta del conjunto de estos departamentos, o sea, que une a todos los habitantes de la maloca y que puede ser considerada como una “familia extensa madura”.

Organización política

La aldea constituye una comunidad políticamente autónoma. El jefe de la aldea es el coordinador de las actividades colectivas y representante del grupo para los de afuera. Pero él no está dotado de poder para dar órdenes arbitrarias, de modo que sus acciones deben ser ejemplares y reflejar las decisiones tomadas colectivamente en el Círculo de los Ancianos.

En el interior de las comunidades Ye´kuana existe una organización jerárquica que todavía es bastante respetada, donde los más viejos y, especialmente, los jefes son siempre consultados para las decisiones colectivas. Así, el Círculo de los Ancianos corresponde a un concejo consultivo cuyos miembros generalmente son los jefes de las “familias extensas”, que ocupan los departamentos de la maloca, el jefe de la aldea y su adjunto, además de algunos jefes de familias nucleares o compuestas independientes.

Subordinado al Círculo de los Ancianos, hay también un Círculo de Jóvenes, compuesto por hombres casados y solteros. Ambos grupos se reúnen al menos una vez por día durante las comidas comunales. Los jóvenes y los viejos comen en la annaca en círculos separados, pero no existe ninguna rigidez en la composición de estos círculos durante las comidas. Después de la comida, pueden discutir cualquier tema de interés general. Las conversaciones para planear el trabajo colectivo son frecuentes después de la comida matutina o vespertina, mientras las conversaciones entre el jefe y sus adjuntos ocurren generalmente al amanecer o antes de la comida vespertina.

Están también los líderes de los viajes comerciales y de las expediciones de caza, cargos que no son fijos. Por fin, también tienen influencia política y posición social destacada los especialistas en rituales: chamanes (jöwai) y cantadores (aremi o a´churi edamo). De todos modos, los detentores de un conocimiento colectivo son especialmente los más viejos y los chamanes, aquellos que realmente saben de memoria los nombres de los personajes y de sus pasajes en esta tierra y en otros espacios cósmicos.

Relaciones de vecindad

La relación entre los Ye´kuana y Sanumá (Yanomami) pasó por guerras, pero fue seguida de un período de aproximación que continúa hasta hoy (Ramos 1980; 1990). Esta aproximación trajo intercambios de técnicas y de saberes, sobretodo en el régimen alimenticio y probablemente también en las plantas medicinales, producción de alimentos, pasando por una convivencia pacífica y hasta por matrimonios entre los dos grupos.

En el Brasil, aunque existiendo matrimonios con mujeres Sanumá, el grupo sigue una organización social distinta, o sea, los hombres Ye´kuana que se casaron con mujeres Sanumá dejaron sus comunidades para vivir en la comunidad de sus esposas. El hecho de que hoy los Sanumá estén en su mayoría en las proximidades de Auaris no alteró los marcos de las diferencias. Cada grupo sigue con sus fiestas, rituales, escuelas, profesores, microscopistas y creencias. De la misma forma que en el campo de los conocimientos tradicionales varios tipos de intercambios continúan siendo realizados, las especialidades de cada uno son respetadas, como por ejemplo se reconoce que los Sanumá son mejores en la caza tradicional. Las técnicas tradicionales de construcción de casas ye´kuana también son respetadas por los Sanumá.

También hay una cierta admiración conflictiva y recíproca en el siguiente aspecto: los Ye´kuana, debido a su organización social, pueden realizar trabajos comunitarios y sembrar plantaciones extensas, construir casas grandes, tener una casa de apoyo en Boa Vista, pues tuvieron más temprano el acceso a los trabajos remunerados, en otras palabras: “saben lidiar con el mundo de los blancos”, mientras que los Sanumá tienen más tiempo para dedicarse a la caza, a los viajes, en otras palabras: “los blancos tienen que preocuparse con ellos”. En fin, es un nuevo universo lleno de contradicciones que generan tensiones que recuerdan el pasado de guerra que los dos grupos realizaron en este territorio.