Foto: Isaac Amorim Filho , 1985

Matsés

  • Otros nombres
    Mayoruna
  • ¿Donde están? ¿Cuántos son?

    AM1.592 (Funasa, 2006)
    Peru1.724 (INEI, 2007)
  • Familia linguística
    Pano

Formación de las aldeas y las comunidades

El patrón de residencia de los Matsés comenzó a modificarse en 1969 con el establecimiento de las misiones en las proximidades del alto Choba. Ello generó un cambió fundamental en el sentido de fijeza de ese atractivo polo que era la misión y la pista de aterrizaje. Ese nuevo elemento en el paisaje era fuente de novedades que los Matsés deseaban, pero que les exigía su permanencia en un mismo lugar. Era la única manera en que ellos podían, tanto participar de las reuniones donde oían las palabras de las misiones, como recibir bienes y medicamentos que comenzaron a necesitar, así como obtener protección frente a ataques de otros grupos.

Los ciclos de fisión y fusión descritos (ver aparte de “Movilidad de los grupos locales”), dieron lugar a un asentamiento relativamente estable de malocas en torno a la base de la misión. Sin embargo, los Matsés no abandonaron el movimiento y la dispersión. Manteniendo malocas mas permanentes en el alto Choba, las familias continuaron viviendo por ciertos periodos del año en malocas alternativas, y después retornaban al asentamiento de la misión. De hecho, Romanoff comienza a hablar de un patrón de alternación de la residencia denominado “centro/periferia” (1984: 180).

Ese patrón, con el que se alterna la residencia entre comunidades o aldeas (relativamente mas permanentes y pobladas) y chagras familiares dispersas, se mantiene hasta hoy. En el Brasil y en el Perú, las familias Matsés viven en aldeas o en comunidades en las márgenes de los ríos e igarapés (estrechos brazos de ríos existentes en la cuenca amazónica, caracterizados por su poca profundidad, y por ubicarse selva adentro), lo que les permite mantener relaciones y comercio con los blancos, así como chagras dispersas que pasan buena parte del año cuidando, mientras realizan jornadas de cacería y pesca -que en esos lugares aislados resulta exitosa y abundante.

Para los Matsés que viven del lado brasilero en la “Tierra Indígena Valle de Javari”, otro factor que influye en la elección del lugar de localización de las casas/chagras dispersas, son las ganas de defender el territorio. Por ejemplo, el grupo de hermanos considerados “caciques” de la aldea Lobo, mantiene chagras en puntos importantes de la frontera y realiza, por su propia cuenta,  expediciones de vigilancia por la zona. Ellos cuentan que ya tuvieron que expulsar invasores y que una de sus casas de apoyo fue quemada por manos criminales (Matos, 2006).