Foto: Beto Ricardo, 1999

Etnias del Río Negro

  • Otros nombres
  • ¿Donde están? ¿Cuántos son?

  • Familia linguística

Ecología y manejo indígena de los recursos naturales

noroeste_23

En todo el mundo, el río con mas aguas negras es el Río Negro. Los especialistas caracterizan esta agua como extremadamente ácidas y pobres en nutrientes. Las tierras que drenan son de suelos muy pobres y lixiviados. Dicha pobreza en nutrientes influye en la vida de los peces que, para poderse mantener, obtienen la mayor parte de su alimentación de materia orgánica proveniente, principalmente, de las márgenes de los ríos (varios tipos de insectos, frutas, flores, hojas y semillas). Todo lo contrario sucede en los ríos de aguas blancas, los cuales son ricos en nutrientes, como el caso del río Amazonas y el Solimoes.

Las condiciones del ambiente fluvial de las aguas del Río Negro, también influyen en la composición de las especies de peces. A pesar de algunas de gran tamaño, como el pirarucu, los ríos de la cuenca del Río Negro se caracterizan pon un gran número de especies menores, cada una de las cuales con un pequeño número de individuos.

noroeste_25

La cuenca del Río Negro presenta cierta variedad de vegetación. Los principales tipos son: bosque de tierra firme, que ocupa tierras mas altas y no inundables; catinga amazónica, que es un tipo de floresta baja, arbustiva, que varía entre seis y veinte metros, crece en suelos con mucha arena blanca, es inundable cuando hay lluvias fuertes, en su forma mas pobre es constituida de arbustos mas bajos (tres a siete metros) y esparcidos que se intercalan con vegetación rastrera; vegetación de igapó, la cual pasa la mayor parte del tiempo inundada (de siete a diez meses por año),  posee un número menor de especies, es comparada con el bosque de tierra firme, aunque es mas diversificada que la catinga; y el chavascal, un área de vegetación localizada en las márgenes de los ríos, que permanece inundada durante todo el tiempo.  

Esa diversidad de paisajes naturales en el Alto Río Negro, tiene una relación directa con la distribución y disponibilidad de los recursos naturales importantes para la vida de las poblaciones de la región (caza, pesca, fibras y pajas para la construcción de utensilios, tierras fértiles para la agricultura, etc.) Las áreas de la catinga amazónica, de igapós (donde los peces desovan), además de los chavascales, son totalmente inapropiadas para las actividades agrícolas. Por ejemplo, la yuca brava, una planta perfectamente adaptada a las características y limitaciones ecológicas de la región, no se mantiene en un terreno pantanoso. Por esa razón las chagras, o pequeñas áreas de cultivo indígena, son establecidos en terrenos abiertos, iluminados y en tierra firme.

noroeste_24

Es particularmente notable la gran variedad de tipos de cultivo de yuca entre las poblaciones, lo que hace de la región un polo de alta agro-biodiversidad. En las chagras indígenas del Alto Río Negro, las tonalidades de follaje y las diferentes etapas de crecimiento de la planta de la yuca, revelan un sistema complejo. El elemento central de manejo en este sistema, se esta volviendo la conservación de la diversidad como un valor en si mismo, ya que no existe una relación directa entre el uso de una cierta variedad de yuca y un determinado producto (fariña, mingao, chicha, condimentos, etc.). De esta manera, comienza a hacerse referencia a un encuadre y una lógica opuesta a la agricultura moderna, la cual privilegia la homogeneidad y la productividad del cultivo. 

La conservación de tal diversidad, es concebida como un bien colectivo que hace parte de un referencial cultural común que se expresa, por ejemplo, a través de los mitos de origen de la agricultura o de las plantas cultivadas. Además, tiene un valor patrimonial, y su circulación responde a las reglas colectivas.

noroeste_26

Los igapós, donde los peces desovan, son áreas de reconocida productividad pesquera, razón por la cual son preservados por los indios. Las áreas de igapós también son ricas en lianas y árboles de caucho. Por otro lado, las áreas de catinga son fuentes de pajas, caraná, sororoca, etc., materias primas para los tejados de sus casas.  Por último, las breñas, aquellas zonas situadas entre peñas y rastrojo, que son el hábitat privilegiado de pequeños animales apreciados por los indios (cutias, dantas), también son ricas en plantas medicinales. En muchas ocasiones, cuando las breñas ya tienen veinte o treinta años, son reutilizadas por los indios como sus chagras, ya que exigen menos esfuerzo para ser derrumbadas y se secan con pocos días de sol, lo que posibilita su quema mas rápidamente. Las áreas de breña también son valoradas porque en ellas existen especies cultivadas que continúan dando frutos por muchos años, como lo es el chontaduro, el buriti, el caju y la cucura.

Las estrategias empleadas por las poblaciones indígenas, las cuales han sido desarrolladas a lo largo de los siglos de ocupación y experiencia en esta región, les han posibilitado lidiar con la pobreza general de su ecosistema, sin degradarlo ni empobrecerlo, asegurando así el equilibrio ecológico en el Alto Río Negro. Dentro de estas prácticas de manejo cuidadoso y racional de los recursos naturales, se destacan la siguientes:

  • La explotación económica de franjas ecológicas diferenciadas, impulsa las relaciones de intercambios económicos y rituales entre varias poblaciones indígenas.

 

  • El énfasis en la agricultura de la yuca brava es realiza a través del sistema de roza, que consiste en talar y desmontar un área de bosque primario o breña alta, dejarla secar y finalmente proceder a su quema. Las chagras plantadas en estos claros, las cuales son productivas entre dos y tres años, son gradualmente abandonadas, aunque en su finalización sean visitadas para la colecta de frutos de ciclo mas largo. Cada familia posee, como mínimo, tres chagras en diferentes etapas de desarrollo, además de continuar aprovechando sus breñas.

 

  • En general, las chagras son establecidas en espacios abiertos de tierra firme, lejos de las márgenes de los ríos, con el objetivo de preservar las principales fuentes alimenticias de origen pesquero.

 

  • La alta especialización de las técnicas de pesca (trampas fijas como paris, matapis o cacuris), y el profundo conocimiento de las estaciones a través de un elaborado calendario astronómico, permiten acompañar y aprovechar el régimen de sequías e inundaciones de los ríos, y los ciclos migratorios, reproductivos y alimenticios de los peces.

Los mecanismos de circulación y redistribución de los recursos naturales entre las fratrías, a través del sistema de alianzas matrimoniales (basado en la exogamia de los grupos hablantes de una misma lengua), así como los rituales formalizados de intercambio de comida y otros bienes (dabucuris) que posibilitan el acceso de los individuos a recursos naturales no disponibles en un territorio dado, promueven la explotación económica racional a nivel regional.