Foto: Michel Pellanders, 1987

Asurini do Tocantins

  • Autodenominação
    Asurini
  • ¿Donde están? ¿Cuántos son?

    TO516 (Siasi/Sesai, 2012)
  • Familia linguística
    Tupi-Guarani

Caza, pesca y recolección

En la actualidad, los Asuriní cazan con escopetas durante la noche, pues aseguran que de día ya no se encuentran animales. Ellos tienen grandes dificultades en adquirir las escopetas, las municiones y las pilas necesarias para las linternas y, en este sentido, se vuelven dependientes de la Funai (Fundación Nacional del Indio o Fundação Nacional do Índio) que, en forma esporádica, les regala –de manera insuficiente- tales artículos. En muchas ocasiones no tienen carne para comer.

El alimento que los Asuriní aprecian mayormente y que consideran más nutritivo es la carne de caza. Ellos cazan mamíferos como el anta, el venado, el catitú (tupi taytetú) y también la cotia (Dasyprocta aguti), el mono, el tatú y aves como el nambu (Crypturellus tataupa), el tucán y el mutum (Crax fasciolata). La caza es una actividad preferentemente masculina pero algunas mujeres también la ejercen.

La pesca, que podría equilibrar la alimentación, también parece haber sido afectada por los cambios ecológicos que está atravesando toda la región. Aún así, su importancia como fuente alimenticia para el grupo es hoy mucho mayor de lo que fuera en el período previo al contacto. La pesca es practicada por los hombres adultos y, también, por las mujeres y los niños aunque con menor frecuencia. Pescan con anzuelos, redes y pequeñas y grandes redes de pesca en el río Trocará y en los lagos cercanos al río Tocantins aunque escasamente en este río.

Durante los meses de julio y agosto, hasta que las aguas descienden en forma completa, la pesca en los lagos cercanos a la aldea se torna bastante difícil y solamente mejora hacia fines de septiembre. Durante este período, la pesca sólo rinde en los ríos más distantes de la aldea, lo que involucra el traslado de toda la familia nuclear o extensa, que pasa varios días acampada en algún punto distante de la Tierra Indígena, en donde también es posible encontrar carne de caza con mayor facilidad. Es en ese momento, según los Asuriní, que comen bien y engordan.

En el mes de enero y hasta el mes de abril (época de lluvias), los Asuriní recolectan productos como el acaí, el bacuri (Platonia insignis) y la castaña de pará. Esta es una actividad masculina, siendo que algunas veces las mujeres los ayudan. Tales productos se destinan al propio consumo y a su venta en Tucuruí; sólo la castaña de pará, cuya producción es muy incipiente, deja de ser vendida en el mercado.