Foto: Francisca Arara (Diaká), 2005

Arara Shawãdawa

  • Autodenominação
    Shawanaua
  • ¿Donde están? ¿Cuántos son?

    AC545 (Siasi/Sesai, 2012)
  • Familia linguística
    Pano

Actividades productivas

En el auge de la producción del caucho, a finales del siglo XIX e inicio del XX, los Arara todavía no trabajaban en las actividades de extracción del caucho. Posteriormente, fueron insertados en el sistema productivo del caucho como mano de obra alternativa a los diversos caucheros oriundos del Nordeste del país. La economía de los Arara pasó entonces a tener una considerable dependencia económica del “sistema de barracón”. Prácticamente, todo el caucho producido era comercializado en los ‘barracones” de los patrones a cambio de algunos productos de primera necesidad. El comercio con los “regatões” (figuras famosas en las regiones caucheras provenientes del oriente próximo. Son vendedores ambulantes, cuyas embarcaciones llenas de mercancías, sirven como puntos de venta) no era permitido, a pesar de ocurrir en pequeña intensidad de una forma ‘clandestina’.

Inclusive bajo el mando de los patrones y con una actividad productiva direccionada para la producción del caucho, los Arara no dejaron de dedicarse a la caza, pesca, agricultura y recolección. Los productos oriundos de estas actividades no estaban volcados para el comercio, y si para el consumo familiar. La producción de alimentos para el consumo obtuvo, debido al contacto con la sociedad dominante, diversos cambios tecnológicos. En las actividades de caza, el arco y la flecha fueron sustituidos por las armas de fuego; en la pesca, introdujeron los anzuelos, las líneas de nailon y las redes; y en la agricultura, se comenzaron a usar instrumentos de hierro como los azadones, hachas y otros. La introducción de nuevos instrumentos en las actividades productivas se sumó al conocimiento tradicional desarrollados por los Arara.

En este sentido, los Arara, después del contacto con la sociedad envolvente, comenzaron a  tener grandes habilidades en el uso de las armas de fuego, manteniendo una serie de conocimientos tradicionales sobre la floresta y su fauna, y sobre los modos para que un cazador sea exitoso en sus actividades. Hoy en día, las áreas de caza se sitúan en el interior de la selva, a la cual tienen acceso por los caminos que salen de los fondos de las residencias y llevan a varias horas de caminada en dirección al interior de la selva. La extensión de las áreas de caza es bastante amplia, ocupando toda la región del centro de la margen derecha del Riozinho Cruzeiro do Vale y de las dos márgenes del Igarapé Nilo y del igarapé Grande.

Uno de los motivos de mayor conflicto entre los Arara y los regionales es la invasión de sus áreas de caza por cazadores profesionales oriundos de Porto Valter, los cuales para allá se dirigen, con el objetivo de conseguir una gran cantidad de carne de caza para comercializar en las ciudades próximas. Estas invasiones estaban ocurriendo principalmente en los igarapés Nilo y Grande, locales de mayor abundancia de caza.

En los igarapés Nilo y Grande, los Arara practican también actividades de pesca, denominada “marisco”, que ocurría con gran intensidad en el período anterior a la penetración de la región por los agentes del frente de extracción del caucho. En estos mariscos realizados casi siempre en los períodos del verano amazónico, éstos pescaban principalmente con assacú, timbó, awaka, purá, chatá y otros vegetales que inmovilizan a los peces, facilitando su captura. Actualmente, existen otras modalidades de pesca: con anzolim (anzuelo), con zagala (especie de arpón), con espinhel (lanza), con bichero          (buceo), con tiro, con hachas y con redes. La modalidad de pesca más utilizada es con anzuelo y con “tingui”, siendo las otras menos practicadas. La actividad de pesca ocurre a lo largo del Riozinho Cruzeiro do Vale, del igarapés Nilo, del igarapés Grande y de los afluentes de éstos. Por lo tanto, el área utilizada para la pesca ocupa prácticamente toda la extensión de la Tierra Indígena, concentrándose en los ríos e igarapés existentes en su interior y en sus límites. Los Arara procuran la pesca en las áreas próximas a las residencias, pero eventualmente organizan expediciones a las cabeceras de los igarapés Grande y Nilo, considerados los más preciosos de la Tierra Indígena.

Otra actividad que complementa el consumo alimenticio de los Arara es la cría de animales utilizados para el consumo o para la venta, entre éstos, la gallina, el pato, el marrano y la oveja. El principal animal que se comercializa es el marrano, que es vendido en Porto Valter. El dinero adquirido con la venta es revertido en bienes de primera necesidad, como la sal, el azúcar, los remedios, la pólvora, el plomo y la espoleta. La cría de cerdos exige ambientes favorables, alejados de las plantaciones, para evitar daños a éstas. Preferiblemente, los cerdos son criados en la margen opuesta de aquella donde se sitúan las residencias.

La actividad de la recolección, a su vez es una fuente importante para adquirir complementos alimenticios, materiales para la construcción de las residencias, productos medicinales, condimentos para los alimentos, aceites vegetales, entre otros. Mucho del conocimiento tradicional del grupo para la extracción de productos de la selva es transmitido de generación en generación, habiendo introducido, a partir del contacto con los ocupantes de la región del alto Juruá, otras actividades de recolección, como la extracción de látex de las áreas de caucho. Las principales actividades de extracción están volcadas para el uso y el consumo familiar, dejando de ser para la producción del caucho. Los productos de la selva poseen épocas del año para ser recolectados y están localizados en prácticamente toda la extensión de la Tierra Indígena. Las áreas de recolección son bastante amplias, pues se ubican en las áreas de “centro” y de “orilla”, o sea, en las áreas del interior de la tierra y en aquellas próximas a los principales cursos hídricos existentes.

Otra actividad productiva es la agricultura de “coivara” (técnica tradicional de plantación), que permite el cultivo de varios tipos de yuca, maíz, banano, papaya, caña de azúcar, ñame, cará (especie de papa), frijol, arroz, papa-dulce, pimienta, tabaco y otros. Recientemente, han sido introducidos el cultivo de pupunha (palmera nativa de la región  amazónica) y, en menor cantidad, el de guaraná. Los productos agrícolas son retirados de la plantación, siendo el principal la yuca (o macaxeira), que constituye, juntamente con la carne de caza o de la pesca, la base de la alimentación de los Arara. De la yuca hacen harina, que está volcada para el consumo familiar y para el comercio en las ciudades próximas. Después que declinó la producción de caucho, a partir de la década de 1980, la harina comenzó a ser uno de los principales productos comercializados por ellos.

La familias Arara acostumbran tener más de una plantación, algunas próximas a las residencias localizadas en el fondo de éstas, y otras más al interior de la selva. Algunas áreas de plantío poseen en las proximidades, la casa de la harina, donde la yuca es procesada. Las actividades agrícolas de los Arara incluyen también productos que son plantados en los terreros o en los jardines, como frutas, plantas medicinales, condimentos y otros. El conocimiento de los Arara sobre los productos agrícolas cultivados incluye el lugar adecuado para las plantaciones, los cuidados durante el plantío, el crecimiento de los vegetales, la manutención de las áreas de cultivo y el período de plantación y cosecha. Los lugares más apropiados para la plantación son aquellos con ocurrencia de selva cerrada, tierra firme o selva de vega.

Los Arara tienen también como actividad productiva las artesanías, que antes de la ocupación del Alto Juruá, por el frente de la extracción del caucho era producido por el grupo a gran escala, incluyendo utensilios domésticos, adornos y armas de caza y pesca. Después del contacto con la sociedad envolvente esta actividad fue reducida considerablemente. Todavía, la producción de artesanías de los Arara, aunque a pequeña escala, ocurre actualmente. Son producidos, principalmente, instrumentos domésticos, como ralladores, escobas, cestas y potes de barro. Estos objetos, sin embargo, no están destinados para el comercio, al contrario de otros. Las artesanías comercializadas, en pequeñas cantidades, son objetos de adorno, como anillos y collares, o también bolsas de tejido, que son llevadas para la ciudad de Cruzeiro do Sul y quedan expuestas en la sede del Concejo Indígena Misionarios (CIMI), que repasa el dinero obtenido con la venta para los Arara.