Pago por servicio ambiental

Por Henry Phillippe Ibanes de Novion, biólogo

El pago o la compensación por servicios ambientales consiste en la transferencia de recursos (monetarios u otros) a quienes ayudan a mantener o a producir los servicios ambientales. Como los beneficios de los servicios ambientales son aprovechados por todos, nada más justo que las personas que contribuyen a la conservación y al mantenimiento de estos servicios ambientales reciban incentivos. No es suficiente cobrar impuestos a los que contaminan un río o talan la región de una naciente de un río; es preciso recompensar a aquellos que garantizan la oferta de los servicios en forma voluntaria.

Sigue a continuación la definición de servicio ambiental e más ejemplos presentados por el Diputado Federal Anselmo de Jesus del Partido de los Trabajadores de Rondônia en su proyecto de Ley Nº 792 de 2007.

Artículo 1º. Se consideran servicios ambientales aquellos que se presentan como flujos de materia, energía e información de reservas de capital natural que, combinados con los servicios de capital construidos y humano producen beneficios a los seres humanos tales como:

I.los bienes producidos y proporcionados por los ecosistemas, incluyendo alimentos, agua, combustibles, fibras, recursos genéticos, medicinas naturales;

II.los servicios obtenidos de la regulación de los procesos ecosistémicos como la calidad del aire, la regulación del clima, la regulación del agua, la purificación del agua, el control de la erosión, la regulación de las enfermedades humanas, el control biológico y la mitigación de los riesgos;

III.los beneficios no materiales que enriquecen la calidad de vida tales como la diversidad cultural, los valores religiosos y espirituales, el conocimiento –tradicional y formal-, las inspiraciones, los valores estéticos, las relaciones sociales, el sentido de lugar, el valor del patrimonio cultural, la recreación y el ecoturismo;

IV.los servicios necesarios para producir todos los otros servicios incluyendo la producción primaria, la formación del suelo, la producción de oxígeno, la retención de los suelos, la polinización, la provisión del hábitat y el reciclado de las nutrientes.

Artículo 2º. Todo aquel que, de forma voluntaria, emplee esfuerzos en el sentido de aplicar o desarrollar los beneficios dispuestos en el Artículo 1º de esta Ley, tendrá derecho a pago o compensación, conforme lo establecido en la regulación.

(septiembre de 2008)