¿Qué son las Tierras Indígenas?

En el Brasil, cuando se habla acerca de las Tierras Indígenas se debe considerar, en primer lugar, la definición y algunos conceptos jurídicos materializados en la Constitución Federal de 1988 y también en la legislación específica, en especial en el denominado Estatuto del Indio (Ley 6.001/73), que está siendo revisado por el Congreso Nacional.

La Constitución de 1988 consagró el principio de que los indios son los primeros y naturales señores de la tierra. Esta es la fuente primaria de su derecho que es anterior a cualquier otro. En consecuencia, el derecho de los indios a una tierra determinada no depende de un reconocimiento formal.

La definición de tierras tradicionalmente ocupadas por los indios se encuentra en el párrafo primero del artículo 231 de la Constitución Federal: son aquellas “por ellos habitadas en carácter permanente, las utilizadas para sus actividades productivas, las imprescindibles para la preservación de los recursos ambientales necesarios para su bien estar y las necesarias para su reproducción física y cultural. Según sus usos, costumbres y tradiciones”.

En el artículo 20 está establecido que esas tierras son bienes de la Unión (el Estado brasileño), siendo reconocida a los indios la posesión permanente y el usufructo de las riquezas del suelo, de los ríos y de los lagos en ellas existentes.

Sin embargo, también por fuerza constitucional, el Poder Público está obligado a promover tal reconocimiento. Siempre que una comunidad indígena ocupe una determinada área ajustada a los modelos presentados en el artículo 231, el Estado tendrá que delimitarla y realizar la demarcación física de sus límites. La propia Constitución estableció un plazo para la demarcación de todas las Tierras Indígenas (TIs): 5 de octubre de 1993. No obstante este límite no se cumplió y las TIs en el Brasil se encuentran en diferentes situaciones jurídicas.

Una gran parte de estas Tierras Indígenas en el Brasil sufre invasiones de mineros, pescadores, cazadores, madereras, y personas que reivindican ser propietarias de esa tierra. Otras son atravesadas por rutas y caminos, vías de tren, líneas de transmisión o presentan sectores inundados por usinas hidroeléctricas.  Con frecuencia, los indios cosechan perversos resultados inclusive de hechos que acaecen fuera de sus tierras, en las regiones circundantes: polución de ríos por agrotóxicos, tala de árboles, entre otros.

Otras lecturas

Terras ocupadas? Territórios? Territorialidades?, (en Portugués) por Dominique Tilkin Gallois, antropóloga, docente del Departamento de Antropología Social de la FFLCH-USP (Facultad de Filosofía, Letras y Ciencias Humanas-Universidad de San Pablo) y coordinadora del NHII-USP (Núcleo de Historia Indígena y de Indigenismo).