La alianza internacional para la protección de los aislados

En noviembre de 2005, fue realizado en Belém, estado de Pará, el Primer Encuentro Internacional sobre Indios Aislados que viven en países amazónicos y en el Gran Chaco, organizado por la Coordinación de Indios Aislados/Funai (CGII) y por el Centro de Trabajo Indigenista (CTI). El evento contó con la participación de más de sesenta personas. Además de los representantes del Brasil, asistieron delegaciones del Perú, Colombia, Ecuador, Bolivia y Paraguay -cuyos casos fueron presentados y discutidos con participantes que representaron 36 instituciones-, y otras de países como Nueva Zelandia, Noruega, Estados Unidos, Reino Unido, España y Francia.

Como resultado final  de las presentaciones y el análisis de los casos y de las sugerencias fue elaborado un documento exigiendo que los gobiernos de los países en donde se ubican esos indios tomen medidas para proteger sus hábitats, sus derechos y el respeto a la decisión por el no contacto con los órganos oficiales, si fuera ese su deseo.

El indigenista Sydney Possuelo –que en ese momento coordinaba la CGII- reafirmó su política de contactar a los indios aislados, sólo en el caso de que se presentara un gran riesgo y resaltó la necesidad de respetar la autonomía y el aislamiento de esos pueblos. Para justificar su elección, Possuelo realizó un balance general de la situación de varios pueblos que fueron contactados y actualmente se encuentran en situaciones muy difíciles, con su futuro seriamente amenazado.