Marcas indígenas

Valorización de los productos indígenas

Se produjo en los últimos años un gran avance en el reconocimiento de los derechos territoriales y culturales de los pueblos indígenas. No obstante, el desafío que se yergue en la actualidad es la sustentabilidad ambiental, cultural y económica de sus territorios, lo que incluye la gestión sustentable de sus recursos naturales y la continuidad de sus prácticas socioculturales colectivas y de sus usos, costumbres y tradiciones, consagradoras de su diversidad cultural.

Se han implementado algunos proyectos en formatos y asociaciones institucionales diversificados con el fin de desarrollar alternativas económicas sustentables para los pueblos tradicionales. Allí podemos identificar, claramente, la asociación entre determinados territorios y productos específicos. Citaremos algunos ejemplos.

La miel de los indios de Xingu

Desde 1996, el ISA y la Associação Terra Indígena Xingu-Atix (Asociación Tierra Indígena Xingu) han implementado el Projeto Desenvolvimento de Alternativas Econômicas Sustentáveis e Manejo de Recursos Naturais (Proyecto de Desarrollo de Alternativas Económicas Sustentables y Manejo de Recursos Naturales). La apicultura es desarrollada como una alternativa económica sustentable para los pueblos indígenas que viven en el Parque. Cinco pueblos indígenas participan de la actividad con 21 apiarios instalados y 43 apicultores indígenas reciben formación específica. La miel de la abeja europea (Apis mellifera) de Xingu posee un certificado de producto orgánico otorgado por el Instituto Biodinâmico y fue el primer producto indígena en obtener el certificado del Serviço de Inspeção Federal, do Ministério da Agricultura-SIF (Servicio de Inspección Federal del Ministerio de Agricultura) en el Brasil. La miel de los indios de Xingu es vendida por la importante red de supermercados Pão de Açúcar en todo el país.

El arte y la pimienta en polvo de los indios baniwa, región superior del río Negro

El proyecto Arte Baniwa (http://www.artebaniwa.org.br/) procura organizar el sistema de producción y comercialización de cestería indígena y es generado por la Organização Indígena da Bacia do Içana-Oibi (Organización Indígena de la Cuenca del Içana) que, en su implementación, cuenta con el apoyo político e institucional de la Federação das Organizações Indígenas do Rio Negro-Foirn (Federación de las Organizaciones Indígenas del Río Negro) y con el apoyo técnico del ISA. La cestería de arumã (Ischnosiphon polyphyllus-Marantaceae: planta cuyas fibras son utilizadas en la confección de diferentes artefactos) es un arte milenario enseñado a los hombre baniwa por los héroes creadores cuyos grafismos fueron inscriptos por los antepasados en las piedras en forma de petroglifos para que nunca fuesen olvidados. La cestería baniwa es comercializada por la cadena de locales de venta denominada Tok&Stok en todo el Brasil. Más allá de la cestería de arumã, el pueblo baniwa pretende transformar sus pimientas en polvo en una nueva alternativa para el desarrollo sustentable de las comunidades indígenas. Pretenden ofertar sus pimientas en determinados nichos de mercado en el país como restaurantes y casas especializadas. El proyecto prevé inclusive la realización de estudios sobre las propiedades físicas y potencialidades de uso de los más de 39 tipos de pimientas encontrados en la región superior del Río Negro.

Caju, juçara, bacuri y buruti de los pueblos del Cerrado o Sabana (1)

El proyecto “Frutos do Cerrado” está basado en una asociación entre indios y pequeños productores de los estados de Maranhão y Tocantins. Es ejecutado por la Associação Vyty-Cati (Asociación Vyty-Cati) que representa cinco pueblos timbira y está asesorado por la organización civil Centro de Trabalho Indigenista-CTI (Centro de Trabajo indigenista). Las actividades están orientadas hacia el fortalecimiento de Vyty-Cati, a la generación de renta, a la preservación de la biodiversidad del cerrado o sabana y a la sustentabilidad económica. El mercado de pulpas de frutas es extremamente disputado aunque la idea del proyecto es proporcionar productos un origen social y ambiental diferenciados. Los frutos son recolectados en áreas de extracción y en plantaciones en donde el manejo es orgánico y libre de agrotóxicos. En su manipulación y beneficio, los productos no reciben ningún tipo de aditivos químicos o conservantes.

Guaraná nativo de los indios sateré-mawé de la amazonía (2)

El guaraná es cultivas hace centenas de años en la amazonía entre los ríos Tapajós y Madeira, en una región que corresponde al territorio tradicional del pueblo indígena sateré-mawé. El guaraná nativo es una trepadora crece en forma espontánea hasta una altura de doce metros. Los indios recogen las pequeñas plantas nacidas de las semillas caídas y las siembran en los claros de la selva. La semilla de guaraná, secada en el horno y sin su película externa posee entre un 3% y un 4% de cafeína y es rica en fósforo, potasio, vitaminas y tanino. Gracias a la acción conjunta de sus componentes, el guaraná actúa en el sistema nervioso eliminando el cansancio, estimulando las funciones cognitivas y la memoria. El guaraná es la base de la cultura religiosa de los sateré-mawé. El proyecto Fortaleza Slow Food es apoyado por la Fundação Slow Food para a Biodiversidade (Fundación Slow Food para la Biodiversidad), constituida en Florencia, Italia, en 2003 para promover la agricultura sustentable y las identidades culturales de los pueblos. Los productores son parte del Consejo General de la Tribu Sateré-Mawé, órgano representativo de los indios así denominados. El objetivo del proyecto es tutelar el auténtico guaraná de los sateré-mawé, valorizando el bastión tradicional del guaraná a los promocionándolo con los bármanes occidentales así como difundiendo su jarabe y una miel particular obtenida de las flores de guaraná. Tales productos diferenciados tienen en común la asociación a territorios específicos concebidos en su base física y cultural, ya sea el Parque Indígena do Xingu, la región superior del Río Negro o el territorio tradicional de los indios sateré-mawé así como el bioma denominado Cerrado. Son productos generados (o manipulados) según los conocimientos y las prácticas tradicionales lo que les confiere algunas características particulares así como valor simbólico. En cualquiera de estos ejemplos citados más arriba, el registro de la indicación geográfica podría ser requerido al Instituto Nacional de Propriedade Industrial-Inpi (Instituto Nacional de Propiedad Industrial). Tal resguardo puede también ser considerado en relación a otros productos de los pueblos tradicionales.
 

 

Las indicaciones geográficas pueden ser instrumentos útiles para la diferenciación en el mercado de los productos generados por los pueblos tradicionales agregándoles valor cultural y ambiental y ofreciéndole al consumidor una marca distintiva en términos de su tipicidad así como beneficiándose de los nichos específicos en el mercado. Tales instrumentos deben estar insertados, sin embargo, dentro de una política de desarrollo territorial, social y humana que considere nuestra diversidad cultural y valorice los productos y servicios especializados que tal diversidad produce y genera

Notas

1. Caju: Anacardium occidentale.
Juçara: Euterpe edulis Mart, tipo de palmera de la que se extrae la pulpa.
Bacuri: fruto del bacurizeiro denominado Scheelea phalerata.
Buruti: es la designación común para las plantas de los géneros Mauritia, Mauritiella, Trithrinax e Astrocaryum, de la familia de las arenáceas (antiguas palmáceas) cuyo fruto produce un aceite rico en caroteno. También se le extrae el palmito, su fécula y se utiliza su madera.

2. Guaraná: arbusto trepador originario de la amazonía, también encontrado en el Perú, Colombia y Venezuela, además de Brasil. Su nombre científico es Paullinia cupana.