Derecho

En la práctica

La Constitución de 1988 creó la necesidad de revisar la legislación ordinaria y la introducción de nuevos temas en el debate jurídico relativo a los indígenas. A partir de 1991, proyectos de ley fueron presentados por el poder Ejecutivo y por Diputados, con el  fin de reglamentar las disposiciones constitucionales y adecuar una vieja legislación, pautada por los principios de la integración de los indígenas a la “comunidad nacional” y de la tutela, a los términos de la nueva Constitución.

Así, la base legal de las reivindicaciones más fundamentales de los indígenas en Brasil fue construida por la nueva Constitución y viene siendo ampliada y reajustada permanentemente. Sin embargo, la realidad demuestra que cabe a los indígenas y a sus aliados la difícil tarea de, haciendo cumplir las leyes, garantizar el respeto a los derechos indígenas en la práctica, frente a los más diversos intereses económicos que insisten tercamente en ignorar su existencia.

Garantizar la plena efectividad del  texto constitucional es el reto colocado. Incumbe a los indígenas, pero también a sus organizaciones, entidades de apoyo, universidades, Ministerio Público y otros más. Se sabe que se trata de un proceso lento, que está inclusive condicionado a la tarea de concientización de la propia sociedad. El éxito dependerá necesariamente del grado de compromiso diario en esa dirección de todos aquellos involucrados en la cuestión.