Derecho

Derecho a la diferencia

Con las nuevas disposiciones constitucionales, se asegura a los pueblos indígenas el respeto a su organización social, costumbres, idiomas, creencias y tradiciones. Por la primera vez, se reconoce a los indígenas en Brasil el derecho a la diferencia, es decir, el derecho a ser indígenas y permanecer como tal indefinidamente. Es lo que señala el encabezado del artículo 231 de la Constitución:

Son reconocidos a los indígenas su organización social, costumbres, idiomas, creencias y tradiciones, y los derechos originarios sobre las tierras que tradicionalmente ocupan, compitiéndole a la Unión demarcarlas, protegerlas y hacer respetar todos sus bienes.

Debe notarse que el derecho a la diferencia no implica menos derechos ni privilegios. Por esto, la Carta de 88 garantizó a los pueblos indígenas la utilización de sus idiomas y procesos propios de aprendizaje en la enseñanza básica (artículo 210 § 2º), inaugurando así un nuevo momento para las acciones relativas a la educación escolar indígena.

Adicionalmente, la Constitución permitió que los indígenas, sus comunidades y organizaciones, como cualquier persona física o jurídica en Brasil, tengan legitimidad para ingresar en juicio para la defensa de sus derechos e intereses.